Los diseños de geometría han ido de la mano de la cultura islámica acompañándola durante siglos hasta nuestros días. Hoy en día, estos siguen siendo tendencia gracias al simbolismo que nos transmiten a través de sus líneas y ángulos. Estos forman figuras infinitas, representativas de nuestro universo, en ocasiones con mensajes ocultos, que nos llevan a meditar y reflexionar sobre la combinación armoniosa de la belleza y la técnica exacta.

Los diseños geométricos islámicos representan lo indivisible e infinito, razón por la que en su base se encuentra el círculo. A partir de este se realizan otros motivos siguiendo un sistema de repetición simétrica y de división y multiplicación de los mismos. Así, como vemos, en ellos se combina tanto la estética como las matemáticas.

Los motivos de geometría se pueden aplicar a multitud de obras y objetos. Estamos seguros de que los has visto en azulejos y suelos, paredes y techos de grandes construcciones monumentales, como pueden ser la Alhambra de Granada o la Mezquita de Córdoba. Pero hoy en día se utilizan también en la decoración de nuestros hogares. No es extraño ver baños y patios con paredes cubiertas de mosaico de inspiración andalusí. En ellos los colores se combinan por medio de las formas dando lugar a rincones de nuestro hogar que son casi como escenas de Las mil y una noches.

Junto a estos existen también otros usos como puede ser en la joyería, lamparas o en los productos de piel. Podemos encontrar diseños de colgantes, pendientes o pulseras que se basan en los mismos esquemas geométricos para crear verdaderas joyas artísticas.

De igual manera también se puede decorar la piel tratada y así vemos como hay bolsos o carteras con originales diseños geométricos de inspiración islámica. Una aplicación que combina lo moderno con lo antiguo y tradicional.

Hoy por hoy es posible incluso imprimirlos y estamparlos, por lo que existen cuadernos, agendas o hasta camisetas, pañuelos y paraguas con estos estampados. Estos pueden ser la opción perfecta para introducir el colorido en nuestro vestuario.