El Alcázar de Sevilla

¿Sabían que el Alcázar de Sevilla se construyó en diferentes épocas? Bueno, pues en realidad, en la época antigua, donde no existían grandes y rápidas máquinas para realizar el trabajo, era lo habitual. Igualmente pasó con La Alhambra de Granada o La Mezquita Catedral de Córdoba.

Para los que no sepan qué es el Alcázar, es un palacio amurallado situado en Sevilla, en su casco antiguo. De la época islámica, conserva una parte de palacio de estilo Mudéjar, y de la posterior época cristiana, otra parte de estilo gótico.

Actualmente, es la residencia de la Familia Real cuando va a Sevilla, y es por tanto, el palacio real en uso más antiguo de Europa.

Fue en el año 1987 cuando lo Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad.

Los inicios de esta reliquia, se remontan mucho antes a la conquista de la península por los musulmanes. Y es que se han encontrado vestigios de la época Romana en el siglo I antes de Cristo. Y sobre sus ruinas, posteriormente se edificó una Iglesia Paleocristiana.

El Alcázar durante la época musulmana

Patio Interior alcázar de sevilla
Patio interior Alcázar de Sevilla

La primera dinastía musulmana en España, los Omeyas, construyeron sobre las ruinas una alcazaba fortificada con muralla de forma rectangular. Siendo por tanto una alcazaba, su uso era más bien defensivo, ya que albergaba caballerizas y cuarteles.

Con la llegada dinastía, la Abadí, tras la caída del Califato Omeya, el palacio tuvo grandes reformas. Se amplió hacia el sur, doblando su dimensión inicial. Se crearon nuevas entradas, y su uso cambió, ya que se edificaron nuevos edificios en su interior, así como un palacio (donde actualmente se encuentra el palacio Gótico). Todo esto ocurría en la primera mitad del siglo XI. Posteriormente, el rey Al-Mutamid amplió la fortaleza y se construyeron más palacios en su interior. 

Su máximo esplendor, lo tuvo durante la dinastía de los Almohades, en el siglo XII. Sus murallas se ampliaron hasta las lindes del Guadalquivir, siendo una de sus torres de vigilancia la torre del Oro. Tal era la dimensión de esta pequeña urbe conocida como el Alcázar de Sevilla. Se puede decir, que la ciudad, en esta época, se encontraba dentro de esta alcazaba, siendo un recinto fortificado y palaciego a la vez.

Yesería del patio interior del Alcázar de Sevilla
Yesería del patio interior del Alcázar de Sevilla

El Alcázar durante la época cristiana

En los primeros años, tras la conquista de Fernando III, el Alcázar no fue modificado. Las cortes cristianas se acomodaron en los antiguos edificios almohades. Pero pasados los años, Alfonso X sí reformó el edificio principal almohade, construyendo en su lugar el palacio Gótico. Con el transcurrir de los años, se fueron reformando las diferentes estancias y palacios

El terremoto

En 1356, Sevilla sufrió un terremoto que afectó seriamente a la ciudad. Pedro I, rey de la época, ordenó derrumbar una serie de edificios que se encontraban dentro de La Alcazaba. En su lugar, construyó el palacio Mudéjar, anexionado al palacio Gótico construido por Alfonso.

Del pasado al presente

El palacio del Alcázar, ha sido testigo de muchos actos de la monarquía. Recordemos que la reconquista cristiana fue paulatina. Hubo una época en la que Sevilla era cristiana, pero otras ciudades de Andalucía todavía eran musulmanas. Uno de los primeros tratados de paz, entre cristianos y musulmanes se firmó en el Alcázar, ya que era la sede de la corte castellana. Ibn Jaldún e Ibn Al-Jatib, fueron la cabeza de la comitiva que firmó el tratado de paz.

Recordemos también que durante algunos años, fue la residencia de los Reyes Católicos. De hecho, uno de sus hijos nació en el Palacio.

ESTILOS DECORATIVOS

Mosaicos árabes

En cuanto a la decoración del Alcázar, encontramos varios elementos decorativos.

Por un lado, tenemos los tradicionales mosaicos geométricos, hechos a partir de esquirlas de cerámica talladas a mano. Cuesta imaginar cómo, construcciones tan complejas en su diseño, se realizaban con semejante precisión empleando solamente el martillo y cincel. Uno de los mosaicos más conocidos del Alcázar, es este de la foto.

Mosaico árabe hecho de cerámica

De hecho, este patrón inspira este llavero de piel y este fular de seda.

Artesonados

Artesonado policromado del Alcázar de Sevilla

El trabajo de madera que decora el interior de los techos del Palacio es muy rico. Incluyen formas geométricas andalusíes, y decoración con oro y diferentes colores. Y es que la maestría de los artesanos de la época era muy conocida. Hacían obras de arte con mosaicos, madera, yeso y muchos otros elementos. Es conocido que seleccionaban los mejores artesanos de la península, ya que en su decoración participaron artesanos de Sevilla, Granada e incluso Toledo.

Yeserías y epigrafía árabe

Son las obras decorativas que solían estar encima de los mosaicos. Los mosaicos se usaban principalmente en los patios, y llegaban a una altura aproximada de un metro y metro y medio. La decoración que ponían encima, era las yeserías. Eran formas creadas a partir de moldes tallados a mano.

Yesería con mosaico tipo sebka y leones

Sebka

Sebka es un diseño geométrico oriental que tuvo mucha relevancia en el estilo decorativo de la Ciudad de Sevilla. Se encuentra tanto en el alcázar como en la Giralda (recuerden que antiguamente, la Giralda se encontraba dentro de la ciudad antigua).

No toda la decoración de estilo oriental estuvo a cargo de los musulmanes, ya que en el siglo XIV, dejaron de copiarse las tendencias de estilo arquitectónico europea para inspirarse en los modelos andalusiés.

Quizá ahora puedan entender por qué sentimos tanta pasión por los diseños orientales y buscamos los mejores productos inspirados en este estilo decorativo de mosaicos árabes para nuestra tienda online.

Tarjetero de piel inspirado con el mosaico Sebka. Puedes ver más tarjeteros aquí.